Arte y Esperanza

Noticias

¿Sabés quién cumple 33 años y está de festejo?

¿Sabés quién cumple 33 años y está de festejo?

09.06.2019

¡Acá te lo contamos!

En 1985 un grupo de voluntarixs ligados al Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (ENDEPA), comenzó a visitar periódicamente a los pueblos indígenas del Gran Chaco (norte argentino) con intenciones asistencialistas. De estos viajes nació nuestro deseo de comprometernos con la vida de estos pueblos, y como consecuencia de ello, reunimos un equipo de voluntarixs que desde aquel momento apoya de manera comercial y asistencial a numerosas comunidades de nuestro país.
En estos 33 años pudimos generar diversos proyectos con la finalidad de acompañar a 36 comunidades, pertenecientes a ocho etnias diferentes y varios grupos de artesanxs criollxs con dificultades de comercialización.
El más duradero en el tiempo es, justamente, el de la comercialización sin fines de lucro y en condiciones de Comercio Justo de las artesanías producidas por las comunidades. Esto significa que brindamos un apoyo social y económico a más de 500 familias de las comunidades Kolla, Wichí, Qom-Toba, Mbya-Guaraní, Pilagá, Chané, Diaguita Calchaquí y Mapuche.
Pues entonces, nuestros objetivos se intensifican con el pasar del tiempo, haciendo especial hincapié en seguir generando acciones solidarias que defiendan los derechos aborígenes, mediar entre ellxs y los organismos oficiales para facilitar la obtención de recursos, capacitar a lxs artesanxs a través de cursos y talleres que les permitan mejorar los diseños manteniendo sus técnicas ancestrales, apoyar la producción artesanal para la comercialización justa de sus artesanías, promover las visitas a las comunidades para conocer su realidad y así producir materiales escritos para difundirla en el país, generando conciencia en la sociedad argentina como país multiétnico y pluricultural, entre tantos otros.
Nacer en una ONG.
A raíz de este festejo, no quisimos dejar de hablar con Sebastián Homps, director del área de comunicación de Arte y Esperanza. Resulta que él, no solo cumple el rol mencionado anteriormente, sino que además prácticamente nació en el comienzo de estos viajes. Y es por ello que los primeros recuerdos de su infancia se tiñen de cultura aborigen. Sebastián comenzó a viajar a la corta edad de 4 años acompañado de sus padres para apoyar y ayudar a las comunidades, y 33 años después sigue eligiendo estar inserto en este mundo solidario que es tan inherente a su vida. Porque criarse de esta manera tiene sus consecuencias. Y cuando hablamos de consecuencias no nos referimos a su connotación negativa, sino todo lo contrario. Hacemos alusión a sentir empatía con los que más lo necesitan, estar dispuesto a sacrificar tiempo de calidad para dedicarlo a otrxs o preocuparse por el medio ambiente, que además de ser hogar de la flora y fauna es fuente de trabajo de lxs artesanxs que viven allí. Claro, este tipo de conciencia social puede generarse con el correr de la vida, pero él la acarrea de nacimiento. Y es por todo esto, que no podíamos obviar su basta experiencia en el campo para que nos dé su punto de vista.
¿Cómo surgió la idea de crear una organización no gubernamental (ONG), para ayudar a los Pueblos Originarios?
De manera orgánica, el compromiso y el trabajo en relación a las primeras comunidades que acompañaron lxs fundadorxs fue creciendo y siendo cada vez más troncal en la vida de cada uno de ellxs. Esto los llevó a la necesidad de formalizar el trabajo que venían realizando, en una Asociación, que sea reconocida a nivel legal y jurídico.
¿Habían colaborado con otra ong anteriormente? ¿Quién fue su guía o mentor/a?
El ENDEPA (Equipo Nacional de Pastoral Aborigen) fue la ONG que cobijó a lxs fundadorxs de Arte y Esperanza en los comienzos de los años 90. Luego A&E se diferenció con su accionar de la misión del ENDEPA y decidió independizarse a nivel institucional.
¿Cuál es el proyecto que más satisfacción te causó?
Si pudiera elegir dos, serían "Agua para los Wichi" y la "Lewet". Dos proyectos claves para la zona, apostando fuerte a la necesidad de hacer presencia en las comunidades y fortalecer el vínculo con ellos. Una manera de decir, pase lo que pase, aquí estamos junto a ustedes.
A nivel personal, ¿qué sensación te produce hacer trabajo de campo?
Es una de las grandes satisfacciones de este trabajo. Indudablemente te lleva a repasar la misión de la ONG, volver a contactarse con las raíces y el porqué de todo lo que hacemos día a día. Es muy duro llevar adelante una institución que busque ayudar y al mismo tiempo ser sustentable en la Argentina. Pero cuando volvés a mirar a los ojos a las artesanas y artesanos de las comunidades, con sus esperanzas y riquezas culturales, el corazón te marca el camino y te da fuerzas para seguir.
¿Cómo ves la organización de acá a diez años?
Fortaleciendo nuestros procesos, siendo más eficientes en lo que hacemos, reforzando nuestra imagen, pudiendo compartir con la sociedad la importancia de la diversidad cultural en nuestro país y dando más trabajo a los cientos de artesanos y artesanas que confían en nosotros.

¡¡Te invitamos a que hagas un recorrido histórico a través de nuestra web, nuestro Facebook y nuestro Instagram!!


Volver