Arte y Esperanza

Noticias

VIAJE A SALTA

VIAJE A SALTA

17.07.2019

NUEVO ENCUENTRO CON ARTESANAS WICHI: CAPACITACIÓN TÉCNICA Y VIVENCIAS INTERCULTURALES

A fines de junio dos integrantes del equipo de A&E viajamos al Chaco Salteño con la misión de participar en un intercambio entre artesanas Wichí, en la comunidad de Santa María. Participaron también como oradoras principales las artesanas de la comunidad “La Puntana”, que se encuentra a unos cuantos km de allí.
El día estaba soleado, y la temperatura era elevada para la época invernal que atravesamos. Se nos acercó un hombre, quien nos avisó que iba a empezar a transmitir por la radio comunitaria que la reunión estaba por suceder, para que comiencen a acercarse.
Poco a poco comenzaron a llegar las artesanas, con sus polleras coloridas y sus miradas esquivas. Uno puede observar a simple vista que son tímidas por sus expresiones corporales pero seguras en sus pasos. Se tocaban la cara al hablar, como evitando la lectura de sus labios. Hablaban entre ellas en su idioma, sabiendo de nuestra presencia, pero haciendo valer su propia cultura.
El intercambio se basó en la actualización de los diseños que se hacen con el chaguar (planta silvestre que se encuentra en el monte).
Las mujeres que conforman el grupo que denominaron Thañí -que significa “Viene del monte”-, llevaron productos confeccionados por ellas mismas, con la intención de usarlos como ejemplos para mostrarles a las artesanas de Santa María, y así replicarlos con su estilo propio. Entre ellos pudimos ver las conocidas yicas, cartucheras con diversos diseños, muñecas y muñecos, entre tantos otros.
Lo más interesante de la reunión, fue que se produjo completamente en idioma Wichí. Hicimos nuestros aportes, pero nuestro rol fundamental allí fue hacer que las partes se junten y puedan tener ese debate e intercambio de maneras de trabajar con sus manos.
Ahí también radica la magia, la no intervención criolla en sus costumbres y el respeto por la diversidad cultural que es parte de nuestra misión.
Pudimos charlar con ellas sobre sus trabajos, y sobre lo que significa que una organización como la nuestra les de visibilidad. Las conversaciones fueron tranquilas, ya que es lo que transmitían a través de su bajo tono de voz y su pacífica actitud. Por momentos el resoplido del viento nos dificultaba escucharlas, pero eso no fue un problema, ya que no solo se trata de escuchar, sino también de ver, de verlas a ellas, de observarlas, de llevar su historia y su arte por fuera de la comunidad.
Estamos segurxs de que el resultado final de este encuentro fue muy satisfactorio para todos y esperamos puedan comenzar a producir nuevos productos para llevar desde el monte hasta las tiendas solidarias de Arte y Esperanza.
Nada más lindo que formar parte de esta historia, brindarles una fuente de trabajo digno y comprometernos con el Comercio Justo. Nada más lindo que caminar juntos.


Volver